Inteligencia de Sistemas, Funciones y Procesos Críticos

La “inteligencia corporativa” de una empresa proviene del inventario de destrezas, información y conocimiento que poseen las personas que trabajan en ella. Pero esa inteligencia sólo se transforma en un verdadero valor corporativo, cuando la organización es capaz de capturarla y de almacenarla en su repertorio de buenas prácticas.

Los procesos son en efecto una “manifestación de inteligencia”. También lo son los “estilos o la cultura corporativa”, que como señalara Von Bertalanffy, parecen darle vida a un ente conformado por personas pero que es en sí una entidad distinta de las personas.”Este es el estilo de la empresa”. “Así se hacen las cosas aquí”.

Existe una frontera en permanente disputa entre el conocimiento humano y el conocimiento corporativo. El traspaso del repertorio humano a la dimensión corporativa, permite que la empresa estandarice por la vía de la comprensión de sus mejores prácticas, todo aquello que se traduce con la repetición, en rutina. Y todo es en el largo plazo convertible en rutina.

 

inteligencia-img1

 

La primera venta de un producto es un acontecimiento. Pero luego se va entendiendo su alcance hasta que se puede describir el proceso lógico, la función o tarea que se requiere. “Si viene a sacar carnet de identidad debe traer tales documentos” ,“no olvide sacar número al entrar”. Los consejos, las indicaciones, la forma de registrar un antecedente, la comprensión de cada nodo crítico en un proceso, son todos respuesta a un conocimiento práctico acumulado.

La eficiencia en el diseño de sistemas, funciones y procesos críticos, la uniformidad en el manejo, almacenamiento e interpretación de la información, son claves en la gestión empresarial. Se trata de estandarizar lo estandarizable. ¿Para qué? Para dejar al conocimiento humano lo “no estandarizable”. De esta forma, sin que los procesos de negocios se burocraticen o se enquilocen, un buen diseño de los mismos permitirá que el factor humano no se desgaste en lo que con el desarrollo de la compañía, ha dejado de ser novedad. Desde esta perspectiva, la gestión eficiente de sistemas, procesos y funciones críticas, establece la frontera a partir de la cual focalizar la contribución insustituible del factor humano en la gestión empresarial.

El mundo de Panel Consultores en Gestión se asocia más bien al ámbito de la “Ingeniería de Gestión”. La “Ingeniería de Procesos” nos importa cuando detectamos evidencias que indican que éstos podrían estar impidiendo una gestión eficiente. En síntesis, no concebimos el ámbito de los sistemas, funciones y procesos como el “core” o como causalidad de las materias de gestión, pero sí como el ordenamiento facilitador de la gestión.

Nuestro énfasis se orienta a aquellos procesos que resultan críticos para el buen desempeño de la empresa o de sus funciones dominantes. Ahí, hemos desarrollado metodologías para asegurar que los diseños y las mejoras de funciones y procesos críticos, estén orientados al servicio del negocio y de sus factores críticos y que no ocurra en contrario, que dichos facilitadores se transformen en un fin.

De igual forma, buscamos asegurar desarrollos de sistemas con valor de escasez. Procurar que las tecnologías de información y comunicación instaladas en nuestras empresas clientes, estén dimensionadas al tamaño y desarrollo orgánico de las mismas.